Tipo de mapa

Red de Reservas de la Biosfera

Las Reservas de la Biosfera son zonas compuestas por ecosistemas terrestres, marinos y costeros, reconocidas por el Programa Hombre y Biosfera (MaB) de la UNESCO y en ellas se fomenta la búsqueda de soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible, el desarrollo económico, la investigación y la educación.

Las Reservas de la Biosfera se recogen en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, modificada por la Ley 33/2015, de 21 de septiembre, entre el conjunto de áreas protegidas por instrumentos internacionales

Programa MaB

En 1971 nace el Programa Hombre y Biosfera, más conocido por sus siglas inglesas MAB, de la UNESCO, con el objetivo de establecer una base científica para mejorar la relación de las personas con su entorno. Promueve la investigación interdisciplinaria y la capacitación en la gestión de los recursos naturales, en particular sobre la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad.

La Secretaria Internacional del Programa MaB está ubicada en la sede de la UNESCO en París, y su órgano de gobierno es el Consejo Internacional de Coordinación (CIC), compuesto por 34 Estados Miembros, elegidos de modo rotatorio. La mesa ejecutiva la forman 6 estados Miembros, uno por cada una de las regiones mundiales de la Organización de Naciones Unidas.

Cada país debe a su vez organizar un Comité MaB con carácter asesor, coordinador y gestor de acciones.

Reservas de la Biosfera

Las Reservas de la Biosfera son la principal herramienta del Programa MaB. Son territorios que tienen el objetivo de armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza. Se establecen sobre zonas ecológicamente representativas o de valor único, en ambientes terrestres, costeros y marinos, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales. Constituyen además lugares de estudio y experimentación del desarrollo sostenible.

Funciones

Las Reservas de la Biosfera deben cumplir tres funciones principales:

  • La función de conservación destinada a la protección de los recursos genéticos, especies, ecosistemas y paisajes.
  • La función de desarrollo para promover un crecimiento económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico. De este modo es viable la ejecución de diversas actividades productivas, que deberán estar sujetas a las normas nacionales vigentes, a fin de asegurar y fortalecer los tres pilares del desarrollo sostenible: social, económico y protección del medio ambiente.
  • La función de apoyo logístico con la finalidad de promover actividades de investigación, educación ambiental, capacitación y monitoreo, relacionadas con temas locales, nacionales y mundiales de conservación y desarrollo sostenible.

Zonificación

Para el logro de sus funciones los territorios designados como Reserva de la Biosfera deben contar con una zonificación constituida por tres tipos de zonas, interrelacionadas:

  • La zona núcleo, compuesta por un ecosistema protegido estrictamente, y que contribuye a la conservación de los paisajes, ecosistemas, especies y variaciones genéticas. Una reserva de biosfera puede tener una o más zonas núcleo jurídicamente constituidas, en donde se permiten realizar investigaciones y otras actividades poco perturbadoras.
  • La zona tampón, que rodea el núcleo o colinda con él, y donde se realizan actividades compatibles con prácticas ecológicas acertadas que pueden contribuir a la investigación, el seguimiento, la capacitación y la educación científica. En esta zona se pueden realizar actividades como la educación ambiental, la recreación, el turismo ecológico y la investigación aplicada y básica.
  • La zona de transición es la franja de la reserva donde se autoriza un mayor número de actividades para promover un desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista social, cultural y ecológico. Se considera una zona de uso múltiple, en la que pueden desarrollarse actividades de aprovechamiento sostenible de los recursos, como la agricultura.

Aunque de forma diferenciada, todas las zonas deben contribuir al cumplimiento de todas las funciones de la Reserva.

Requisitos para su designación

La declaración de una Reserva de la Biosfera es promovida por los gobiernos de cada país a través del correspondiente Comité Nacional. El Consejo Internacional de Coordinación del programa MaB estudia la propuesta y la aprueba en función del cumplimiento de los siguientes requisitos:

  • Contener un mosaico de sistemas ecológicos representativo de regiones biogeográficas importantes, que comprenda una serie progresiva de formas de intervención humana.
  • Tener importancia para la conservación de la diversidad biológica.
  • Tener importancia para la conservación de la diversidad biológica.
  • Tener dimensiones suficientes para cumplir las tres funciones de las Reservas de la Biosfera.
  • Disponer de una zonificación adecuada, que debe seguir el siguiente esquema: Zona Núcleo, Zona Tampón y Zona de Transición.
  • Aplicar disposiciones organizativas que faciliten la integración y participación de una gama adecuada de sectores de la población.
  • Haber tomado medidas para dotarse de: mecanismos de gestión de la utilización de los recursos y de las actividades humanas en la Zona Tampón, una política o plan de gestión de la zona en función de su calidad como Reserva de la Biosfera, una autoridad o un dispositivo institucional encargado de aplicar esa política o ese plan y programas de investigación, observación permanente educación y capacitación.

Instrumentos y órganos de gestión

En lo referente a sus instrumentos y órganos de gestión y en cumplimiento de los objetivos marcados en el Marco Estatutario, en España la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, modificada por la Ley 33/2015, de 21 de septiembre, recoge la obligatoriedad de que las Reservas de la Biosfera españolas cuenten con:

  • Unas estrategias específicas de evolución hacia los objetivos señalados, con su correspondiente programa de actuación y un sistema de indicadores adaptado al establecido por el Comité MaB Español, que permita valorar el grado de cumplimiento de los objetivos del Programa MaB.
  • Un órgano de gestión responsable del desarrollo de las estrategias, líneas de acción y programas y otro de participación pública, en el que estén representados todos los actores sociales de la reserva.

En relación a sus estrategias de gestión se ha de tener en consideración que en la actualidad el Real Decreto-Ley 17/2012, de 4 de mayo, de medidas urgentes en materia de medio ambiente, establece, que de solaparse en un mismo lugar distintas figuras de espacios protegidos, sus normas reguladoras y sus mecanismos de planificación deberán ser coordinados, por lo que su gestión se realiza a través de Instrumentos de Gestión Integrados, en los que se conjuga la de todos los espacios protegidos que coinciden territorialmente en menor o mayor grado.

Red mundial de Reservas de la Biosfera

Los documentos de referencia de la Red Mundial de Reservas de Biosfera (RMRB) son la Estrategia de Sevilla y su Marco Estatutario, desarrollados en 1995.

En 2008, durante el III Congreso Mundial de Reservas de la Biosfera, se elaboró el Plan de Acción de Madrid (2008-2013) para tratar de dar respuesta a nuevos retos, como el cambio climático, la pérdida de diversidad biológica y cultural y la pérdida de tierras cultivables, entre otros.

En el año 2016 la Red Mundial de Reservas de Biosfera alcanzó un total de 669 Reservas repartidas por 120 países, 15 de ellas transfronterizas.

Durante el IV congreso mundial celebrado en 2015, en base a la evaluación de la implementación del Plan de Acción de Madrid y dando continuidad a la Estrategia de Sevilla se ha desarrollado la actual Estrategia del MaB 2015-2025, que se ha concretado en una serie de acciones precisas para Red Mundial en el periodo 2016-2025, recopiladas en el Plan de Acción de Lima.

El Plan de Lima establece sus líneas maestras de actuación en base a la misión y visión de la Estrategia 2015-2025:

  • Desarrollar y fortalecer los modelos para el desarrollo sostenible en la Red Mundial.
  • Comunicar las experiencias y lecciones aprendidas, para facilitar la difusión y la aplicación global de estos modelos;
  • Fomentar la evaluación y la gestión, las estrategias y las políticas de calidad para el desarrollo y la planificación sostenibles, así como apoyar a las instituciones responsables y resilientes.
  • Ayudar a los Estados Miembros y a las partes interesadas a cumplir urgentemente los Objetivos de Desarrollo Sostenible por medio de experiencias de la Red Mundial, en particular mediante el estudio y el examen de políticas, tecnologías e innovaciones para la gestión sostenible de la biodiversidad y los recursos naturales y la mitigación del cambio climático y su adaptación a este.

Red española de Reservas de la Biosfera

La coordinación del Programa MaB en España recae en el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN). Este organismo da soporte a la Red Española de Reservas de la Biosfera mediante el Comité Español del MaB, que a su vez tiene adscritos dos consejos asesores: Consejo de Gestores de Reservas de la Biosfera y Consejo Científico. El primero de ellos, de carácter técnico, está compuesto por un representante de cada una de las Reservas de la Biosfera Españolas y el segundo por 21 científicos de universidades o centros de investigación.

El OAPN cuenta además con una oficina técnica, cuya misión es coordinar y dinamizar la Red Española de Reservas de la Biosfera y ostentar la secretaría del Comité y de sus consejos asesores.

La Red Española de Reservas de La Biosfera está integrada por el conjunto de lugares designados por la UNESCO en nuestro País. Durante 2016 la red alcanzó las 48 Reservas, 4 de ellas transfronterizas, que se pueden ver en el mapa interactivo de la web oficial.

Red asturiana de Reservas de la Biosfera

La Red asturiana de Reservas de la Biosfera comenzó a fraguarse cuando la Administración del Principado de Asturias promovió ante el comité MaB en España la propuesta de declaración del Parque Natural de Somiedo y de la Reserva Natural Integral de Muniellos como Reservas de la Biosfera. Ambas propuestas fueron aprobadas por el Consejo Internacional de Coordinadores del Programa MaB el 9 de noviembre del año 2000.

La declaración de estos espacios supuso la ratificación a nivel mundial de la importancia de la conservación de la Cordillera Cantábrica, dada su singularidad biogeográfica por estar enmarcada en la Región Eurosiberiana y más concretamente en la Provincia Orocantábrica, cubriéndose así un importante vacío en la representatividad de las Reservas de la Biosfera presentes en la Península Ibérica.

La declaración del Parque Natural de Redes como Reserva de la Biosfera en septiembre de 2001 y la del Parque Nacional de Picos de Europa en el año 2003, así como la ampliación de Muniellos a la totalidad del territorio declarado Parque Natural de Las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, complementó la representación de una provincia biogeográfica de la importancia de la Orocantábrica.

En el año 2007 la red se complementó con la declaración de la Reserva de la Biosfera del Río Eo, Oscos y Terras de Burón. El ámbito de esta Reserva interautonómica, compartida con Galicia, contiene una representación muy significativa de ecosistemas marinos y terrestres, y ha sido una propuesta especialmente relevante por la integración en su ámbito de medios fluviomarinos, escasamente representados hasta el momento en la Red Española de Reservas de la Biosfera.

En julio de 2012 se continuó con la integración en la Red Estatal de otro de los Parques Naturales asturianos de la Cordillera Cantábrica, Las Ubiñas-La Mesa, declarada en julio de 2012. Un territorio de montaña caracterizado por un relieve de fuertes contrastes y por sus valores biológicos y geológicos así como el buen estado de conservación de sus hábitats.

Actualmente, existen en Asturias, seis Reservas de la Biosfera. De éstas, la Reserva de la Biosfera del Río Eo, Oscos y Terras de Burón está compartida con la Comunidad Autónoma de Galicia y la Reserva de la Biosfera de Picos de Europa con las Comunidades Autónomas de Cantabria y Castilla-León.

En el año 2016 se ha realizado la propuesta de designación del Parque Natural de Ponga como Reserva de la Biosfera, con el objeto de incluir en la Red Española el Parque Natural de Ponga, entendiendo que cumple con los requisitos exigidos, tanto por sus valiosos recursos naturales, como por integrar una serie de actividades económicas compatibles con su conservación. Con su declaración se avanzará en la constitución de una Gran Reserva en la Cordillera Cantábrica, que otorgue un marco internacional de protección y reconocimiento a este macizo montañoso de tal valor biogeográfico y cultural.

Reservas de la Biosfera (6)

Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar