Helecho macho
 / Jose F Sánchez Díaz

Monumento Natural Complejo de Cobijeru

Un complejo geomorfológico espectacular en la costa oriental de Asturias.

Tipo de mapa

Municipios

Llanes

El complejo de Cobijeru se sitúa 3 km al oeste de la localidad de Buelna. Comprende un conjunto de depresiones kársticas de gran valor paisajístico y un pequeño tramo de acantilado.

La primera depresión forma la playa de Cobijeru, con unas dimensiones de 50 m de longitud y 30 m de anchura, que tiene la particularidad de encontrarse aislada del borde costero. Esta pequeña playa interior se conecta con el mar a través de una grieta de varias decenas de metros, a través de la cual se deja sentir la influencia mareal y la acción del oleaje. A escasos metros se sitúa la playa del Molín, de características muy similares pero con un suelo de naturaleza fangosa que da cobijo a comunidades vegetales de alto valor ecológico. Esta depresión está conectada con el mar mediante una cavidad subterránea en la que aún se mantienen en pie los restos de un antiguo molino de mareas. Este molino aprovechaba el movimiento de aguas producido por la subida y bajada de las mareas a diferencia de los molinos fluviales, mucho más frecuentes.

Completa este curioso complejo geomorfológico un gran arco de piedra sobre el mar conocido como el Salto del Caballo, un bufón con desarrollo oblicuo hacia la playa y un par de cavidades de grandes dimensiones con abundantes estalactitas y estalagmitas.

Además del valor paisajístico y el interés geomorfológico del complejo, el monumento presenta valiosas formaciones vegetales. La marisma de el Molín alberga interesantes comunidades de marisma que incluyen varias especies de salicornias, junco marino y una especie protegida, la seda de mar estrecha. La zona más cercana al mar presenta buenos ejemplos de comunidades típicas de acantilados calizos, en las que durante la primavera las acelgas saladas y las armerias marítimas aportan una nota de color con sus delicadas flores.

En cuanto a la fauna, la marisma del Molín es rica en invertebrados típicos de intermareal como la xorra. Las praderías que rodean a las dolinas son utilizadas por numerosos paseriformes como el colirrojo tizón o la tarabilla común mientras que en la zona de acantilados es territorio de aves marinas como el cormorán moñudo o las gaviotas patiamarillas.

No olvides que estás en un espacio natural protegido y que tu comportamiento puede afectar a su conservación. Ten especial cuidado en no alterar el entorno ni molestar a la fauna.

Debes respetar la normativa existente, puedes consultar en este enlace el instrumento de gestión,

Por otro lado, recorrer la costa puede ser peligroso especialmente en los días de fuertes vientos y oleaje:

  • Mantente alejado de los bufones, además de la salida brusca de aire a presión, en ocasiones expulsan fragmentos de roca u otros objetos sólidos.
  • Las olas pueden sobrepasar el borde del acantilado sin previo aviso y tienen mucha más fuerza de la que puedas imaginar.
  • No accedas a las cuevas a menos de que tengas experiencia y lleves material adecuado.

En definitiva, disfruta de un espectáculo de la naturaleza pero siempre con seguridad.

Para hacer tu visita más sostenible sigue nuestro código de buenas prácticas.

Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar