Tipo de mapa

Parque Natural Redes

El Parque Natural de Redes se declara por Ley 8/1996 en el territorio de los concejos de Caso y de Sobrescobio, convirtiéndose así en el segundo de los Parques naturales del Principado de Asturias. 

En Redes se conservan algunos de los más valiosos paisajes y ecosistemas de la Cordillera Cantábrica. En esta zona confluyen una orografía extremadamente abrupta y bella, amplios bosques naturales bien conservados, en su mayor parte de haya, que convierten este territorio en el más arbolado de toda la región, una elevada riqueza faunística, tanto de especies cinegéticas como protegidas, y la cuen ca fluvial completa que abastece de agua a la zona central de Asturias.

El Parque Natural de Redes se localiza en el sector centro oriental de la Cordillera Cantábrica, incluyendo por completo  y  exclusivamente  el  territorio administrativo  correspondiente  a  los  Ayuntamientos  de  Caso  y Sobrescobio

La  propuesta  que  en  su  momento  realizaba  el  PORNA  incluía  además  el  concejo  de  Ponga.  Sin  embargo, llegado el momento de la declaración, la Ley 8/1996 recogió únicamente los concejos de Caso y Sobrescobio, en gran parte debido a su difícil comunicación con el territorio pongués, más relacionado con el área de los
Picos de Europa. 

El Parque de Redes es un territorio de montaña de escarpado relieve, con variaciones de altitud que van de los 2.104 m de la cumbre del Pico Torres a los 350 m del río Nalón en su punto más bajo. 

El Nalón nace en el extremo suroriental y cruza la casi totalidad del Parque diagonalmente, siguiendo la Falla de Ventaniella,  estructura que debilita el sustrato rocoso de la línea imaginaria que va del Puerto de Tarna a Avilés.  La  mayor  parte  del  territorio  se  articula  en  torno  a  ese  cauce.  A  su  lado  se  han  construido  las principales  poblaciones El  Campo,  capital  municipal  de  Caso,  y  Rioseco,  capital  de  Sobrescobio.  A  la izquierda del valle confluyen  casi perpendicularmente las aguas afluentes  de los ríos Monasterio, Caleao  y Alba que se precipitan desde las altas sierras que separan el Parque de la provincia de León y el concejo asturiano  de  Aller.  A  la  derecha  confluye  el  río  Orlé  que  desciende  desde  los  cordales  de  Ponga  y Pandemules, límite con los concejos de Ponga y Piloña. Sólo un pequeño área al norte de ambos concejos y superada la Collada de Arniciu drena hacia la cuenca del Sella. 

El poblamiento se distribuye a lo largo de esos valles, al amparo de las condiciones climáticas más benignas, la  cercanía  del  agua  y  la  existencia  de  fértiles  vegas  fluviales.  La  población  del  Parque  ronda  los  tres  mil habitantes, distribuidos en las casi veinte entidades de población del concejo de Caso y las ocho del concejo de  Rioseco.  En  Caso  los  núcleos  de  población  más  importantes  son  El  Campo,  capital  municipal,  Barrio  y Caleao,  todos  ellos  cercanos  a  los  doscientos  habitantes.  Con  algo  más  de  cien  destacan  Coballes,  La Felguerina,  Orlé, Bezanes,  Soto  y  Tanes.  En  Sobrescobio  las  poblaciones  más  importantes  son  Rioseco, capital municipal con casi cuatrocientos habitantes, y Campiellos.

La mayor parte de dicha población se dedica a la actividad ganadera, principalmente ganadería extensiva de montaña,  en  la  que  debe  destacarse  una  raza  de  vacuno  autóctona  y  legalmente  protegida  la  casina  o asturiana  de  la  montaña.  Sin  embargo,  son  muchos  los  vecinos  de  Caso  y  Sobrescobio  empleados  en actividades industriales y mineras que se desarrollan el concejo vecino de Laviana. 

En el territorio del Parque se conservan excelentes ejemplos de la fauna y vegetación que caracterizan a la montaña asturiana. Espléndidos hayedos recubren las laderas de umbría y en su seno aún perviven el oso, el urogallo,  el  rebeco, el  corzo  o  el  venado.  Sin  embargo,  son  dos  sus  principales  factores  diferenciales.  En primer lugar, la extensión de sus masas  forestales, que hacen  del Parque el territorio  más arbolado de la región. En segundo lugar, el importante papel que juegan los recursos hídricos, cuya conservación ha sido una de las principales causas para la protección legal. 

En Redes nace el mayor de los ríos de todo el litoral cantábrico,  el  Nalón,  cuya  cuenca  recoge  las aguas  de  casi 4.900  km2,  más  de  la  tercera  parte  de  la superficie de Asturias. Además, aquí se ubican dos de los mayores embalses de Asturias: el de Rioseco y el de Tanes. El primero se destina al abastecimiento de aguas de la cuenca central asturiana, de él beben gran parte de la población de Oviedo, Gijón, Avilés, Llanera, Siero, Noreña, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Corvera, Illas, Gozón, Carreño y Castrillón. El segundo se destina al aprovechamiento eléctrico.

Geología

Desde el punto de vista geológico, la cabecera del río Nalón se sitúa dentro de lo que se ha denominado la Unidad del Ponga, en la Región de Mantos de la Zona Cantábrica, que es el sector más externo del Macizo Hespérico en el noroeste de la Península.

Estratigráficamente, el territorio se caracteriza por la presencia de un sustrato de edad paleozoica con gran variedad litológica. La sucesión de materiales puede considerarse dividida en dos unidades, separadas entre sí por una importante laguna estratigráfica. La unidad inferior se encuentra integrada por las formaciones Calizas de Láncara, Pizarras y Areniscas de Oville y Cuarcita de Barrios, con edades comprendidas entre el Cámbrico  y  el  Ordovícico.  La unidad  superior,  en  la  que  predominan  los materiales de  edad  carbonífera, agrupa la formación Arenisca de Ermita y las de Baleas, Vegamián, Alba, Barcaliente, Beleño, Escalada y Fito, caracterizadas por la alternancia de pizarras y calizas. 

Desde el punto de vista estructural, el rasgo más destacado de esta región viene dado por la presencia de un conjunto de cabalgamientos de trazado cartográfico sinuoso, debido a la existencia de pliegues transversales a sus trazas. Existe, además, un importante conjunto de fracturas que cortan a ambos grupos de estructuras, presentando algunas de ellas una gran extensión lateral.  

El resultado  es un relieve muy abrupto, que  se manifiesta en pendientes elevadas y un alto gradiente de altitudes, más de la mitad del territorio se sitúa por encima de los 800 m y más del 40% tiene pendientes  superiores  al  50%.  Los principales  cordales  se  destacan  sobre  los  roquedos  más  compactos  calizos  y cuarcíticos. Al contrario, los sutratos más blandos, pizarras y areniscas han permitido la incisión de los cursos de agua en el terreno para formar angostos valles, que en las áreas más bajas de la cuenca se abren dando lugar a la formación de amplias vegas.

En  las  áreas  de  mayor  altitud  se  conservan  aún  numerosas  evidencias  del  modelado  glaciar  del  relieve durante el  Plesitoceno.  Dicho  modelado  se  manifiesta  en  amplios  valles glaciares,  pequeños  depósitos morrénicos y algunos circos y cubetas en las orientaciones más umbrías. A su vez en las áreas de roquedo calcáreo  la  disolución de  las  calizas  por  la  acción química  del  agua  de  lluvia  da  lugar  a  la  aparición  de diferentes formas kársticas como lapiaces,  simas, dolinas  y uvalas. A  todo ello, se añade la acción de los procesos de gravedad, que ha determinado la evolución de las vertientes por mecanismos tan variados como la reptación superficial, grandes movimientos en masa, caída de rocas, la arroyada y el desarrollo de aludes de nieves.

La vida vegetal

La vegetación del Parque Natural de Redes destaca por su carácter eminentemente forestal, suponiendo los bosques maduros un 33% del territorio. Este porcentaje da una idea del grado de conservación de la masa forestal que, por su densidad y escasa fragmentación, constituyen un valiosísimo reducto de los hoy escasos bosques iberoatlánticos. 

Fitogeográficamente, se trata de un área a caballo de las dos grandes provincias que pueden reconocerse en Asturias: la Cantabroatlántica y la Orocantábrica, la segunda de continentalidad más acusada. La provincia Cantabroatlántica se limita a las áreas de menor altitud, principalmente en el concejo de Sobrescobio, y la Orocantábrica incluye la mayor parte del Parque. 

Los bosques que se encuentran mejor representados son los correspondientes a las comunidades maduras de las series  oligotrófica  y  eutrófica  del  haya. Hayedos  de ambos  tipos  se  extienden  por  la  mayor  parte  de  las laderas orientadas a umbría y llegan a ocupar algo más de la cuarta parte del Parque.

El resto de los bosques son principalmente robledales albares, abedulares y rebollares. Los robledales albares ocupan en  el  Parque  gran  parte  de  las laderas  de  solana  y  las  laderas  bajas  de  umbría,  donde  suponen apenas un 3% de la superficie del Parque. En el pasado debieron tener mayor extensión, sin embargo gran parte de su área de distribución ha sido ocupada por plantaciones de castaño. Los abedulares se sitúan sobre terrenos silíceos formando una estrecha franja en el límite superior del bosque, por encima del área ocupada por los hayedos. Los rebollares, por último, ocupan áreas muy concretas de escasa pluviosidad y orientación solana, en laderas de escasa altitud.

Tras los bosques, las formaciones vegetales mejor representadas son sin duda pastizales y plantaciones de castaño. las  plantaciones  de  castaño  han ocupado  lo  que  en  otros  tiempos  debieron  ser  robledales  y carbayedas. La proliferación del castaño en la zona parece haberse iniciado a finales del siglo XIX, con motivo de  su  uso como elemento  estructural en  la actividad minera de carbón,  que  entonces  nacía en  la cuenca central de Asturias.  

Prados y pastizales suponen casi el 15% de la superficie del Parque. Principalmente se trata de pastizales de diente que son aprovechados durante los meses de verano en régimen comunal.  

En cuanto a la flora debe señalarse la presencia de un amplio abanico de especies incluidas en Catálogo de Flora Amenazada  del Principado  de  Asturias.  Entre  las  especies  características  de  los  medios  forestales destaca, además del acebo y el tejo distribuidos ampliamente por toda la región, la helechilla (Trichomanes speciosum) presente en el seno de las alisedas de Tarna.  En  el  Lago  Ubales,  en  Caso,  se  conserva  aún  una  población de  helecho  juncal  (Isoetes  velatum  subsp. asturicense),  especie  que  en  Asturias  aparece  sólo  en  otra  localidad:  la Laguna  de  Arbás,  en  el  Parque Natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias. Las turberas del Pico Vamartín, también en Caso, son la única localidad  asturiana  del  junco  lanudo  (Eriophorum vaginatum)  y  en  los  tremedales  y cervunales  de  Tarna crece  el  licopodio  alpino  (Diphasiastrum  alpinum),  primitivo  helecho  citado  además  de  en Tarna en  Vega Redonda, Picos de Europa. 

En  los  pastos  de  montaña  del  Parque  no  es  rara  la  presencia  de  los narcisos Narcisus pseudonarcissus subsp. leonensis y Narcisus asturiensis

Por último, en  las áreas  subalpinas  de roquedos  silíceos, junto las matas dominantes  de  enebro  rastreo,  brecina  y arándano  puede  aparecer  la afamada por sus virtudes terapéuticas genciana (Gentiana lutea).

La vida animal

En  el  Parque  Natural  de  Redes  habitan  la  mayor  parte  de  los  vertebrados  descritos  en  Asturias.  Se  han catalogado hasta cincuenta especies de mamíferos, ciento treinta de aves, diez de anfibios, diez de reptiles y cuatro de peces. 

Entre los mamíferos destacan por su interés en la conservación o cinegético el oso pardo (Ursus arctos), el lobo (Canis lupus), el jabalí (Sus scrofa), el corzo (Capreolus capreolus), el ciervo o venado (Cervus elaphus), el rebeco (Rupricapra  pyrenaica  parva)  y  las  liebres  europea  (Lepus  europaeus)  y  de piornal (Lepus castroviejoi).  

El  oso  pardo  fue  habitual  en  Redes  hasta  el  siglo  pasado.  Sin  embargo  actualmente  su  presencia  es  sólo ocasional, pudiendo aparecer ejemplares procedentes de las montañas leonesas de Riaño o Mampodre. En cualquier caso,  el  Parque  supone  un  enclave  excepcional  de  cara  a  la  recuperación  de  la  subpoblación oriental de esta especie en la Cordillera Cantábrica. Del lobo, sí existen en el Parque algunas áreas estables de  cría.  En  cuanto  a  la fauna  cinegética  destacan  las  poblaciones  de  venado,  unos  dos  mil  ejemplares,  y rebeco. La evolución de la población de rebeco es especialmente significativa, pues en el año 1945, momento de  declaración  del  Coto  Nacional de  Caza  de  Reres  se  censaron  únicamente  unos  sesenta  ejemplares, llegándose  a  alcanzar  con  el  tiempo  una población  de  tres  mil,  que  seguramente  se  vea  notablemente mermada debido a los recientes brotes de sarna. 

Las  aves  más  representativas  del  Parque  son  el urogallo  (Tetrao  urogallus),  el  águila  real  (Aquila chrysaetos),  el alimoche  (Neophron  percnopterus), el azor (Accipiter gentilis), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el pico mediano (Dendrocopos medius) y el pito negro (Dryocopus martius). Entre las aves de  montaña  debe  citarse  la  perdiz pardilla  (Perdix perdix),  el  treparriscos  (Tichodroma  muraria)  y  el gorrión alpino (Montifringilla nivalis).

El Parque Natural mantiene el principal núcleo de urogallo en el oriente asturiano, que podría suponer del orden del diez por ciento de la población asturiana. El águila real y el alimoche, las dos grandes rapaces de Redes, anidan en los riscos más escarpados. El Parque Natural constituye un enclave de gran importancia  para estas aves, pues dentro de sus límites nidifican al menos cinco o seis parejas de águila real  y tres de alimoche.  

Debido a la existencia de masas arbóreas relativamente extensas las especies de carácter forestal tienen una buena  representación  en  Redes, estando  presentes  la  gran  mayoría  de  especies  de  aves  forestales  de Asturias, entre ellas, la arcea (Scolopax rusticola). Entre los mamíferos se podría resaltar al murciélago de bosque (Barbastella barbastellus), o de una gran parte de las especies de mustélidos, en especial de la marta (Martes martes).  Dentro  de los  invertebrados  forestales  hay  que destacar  la presencia  de Rosalia  alpina, distribuida por gran parte de las masas forestales del espacio, en especial por los hayedos.  Los  quirópteros  cavernícolas  también  tienen  una  buena representación  en  este  espacio,  con  presencia  de especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada, como el murciélago de cueva (Miniopterus schreibersi) y el murciélago ratonero pardo (Myotis emarginata).  

Los  embalses  del  Parque  tiene  importancia  a  nivel  regional  para  la  invernada  y/o  reproducción  de  varias especies  de  anátidas,  entre  las  que  cabría  destacar  a  la  cerceta  común  (Anas  crecca),  el  porrón  común (Aythya ferina) o el porrón moñudo (A. fuligula).  Otras  especies  destacables  presentes  en  el  espacio  son  el desmán  ibérico  (Galemys  pyrenaicus),  la salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) o la lagartija serrana (Iberolacerta monticola), entre otras. 

Otros valores

Entre los principales valores culturales del Parque Natural de Redes debe situarse sin duda la vaca casina o asturiana de las montañas, raza catalogada como en peligro de extinción por la normativa estatal. Se trata de un animal de pequeña talla, con un peso medio de 350 kg y una alzada de 1.40 m, pero de aspecto vigoroso, color  rojizo  o  castaño  y  gran  rusticidad,  característica  muy  apropiada  para  una  explotación  en  régimen extensivo en pastos de montaña durante buena parte del año. 

La  leche  de  la  asturiana  de  las  montañas  era  utilizada  tradicionalmente  para  la  elaboración  artesanal  del queso casín, un queso de color amarillo y sin corteza que se decora exteriormente con dibujos geométricos estampados mediante moldes de madera, arnios. La masa es dura y homogénea, de sabor fuerte y picante, con un altísimo contenido en grasa, que llega a superar el 50% en el extracto seco. 

En  el  Parque  Natural  de  Redes  existen  varios  lugares  que  se  pueden  visitar  para  adquirir  un  mejor conocimiento  de  sus valores  naturales: El  Centro  de  Interpretación  y Recepción de Visitantes del Parque Natural de Redes y la Casa del Agua. 

Objetivos

La declaración del Parque Natural de Redes por Ley 8/1996  busca hacer compatible la conservación del medio rural y el adecuado aprovechamiento de los recursos en beneficio de la calidad de vida de sus habitantes, del disfrute general de los atractivos naturales  de  la  zona  y  de  su  conocimiento  y difusión.

Sus objetivos generales son los siguientes:

  • El mantenimiento del estado y la mejora de la funcionalidad de los ecosistemas en el Parque y, en consecuencia, la protección  de  las  especies  y  de  sus  hábitat,  haciendo  especial  incidencia  en  aquellos  incluidos  en los catálogos regionales, nacionales y comunitarios.
  • La  mejora  de  la  calidad  de  vida  de  sus  habitantes  mediante  la  adopción  de medidas  de  dinamización y desarrollo económico, dirigidas especialmente a las actividades relacionadas con el uso público, el turismo, la silvicultura, la ganadería y agricultura.
  • La promoción del conocimiento del Parque por parte de la población foránea y, especialmente, de sus valores naturales y culturales.
  • El mantenimiento y, en su caso, la mejora de la calidad de las aguas de las cuencas fluviales del Parque.

Para la correcta consecución de los citados objetivos, el espacio natural cuenta con una serie de Órganos de Administración y una serie de herramientas que se concretan en su Instrumento de Gestión Integrado.

Órganos de administración

Dos órganos colegiados se encargan de la gestión del Parque: la Junta del Parque y la Comisión Rectora. La primera es un órgano consultivo integrado por representantes de la Administración del Principado de Asturias, las Administraciones de los Ayuntamientos de Caso y Sobrescobio y asociaciones de hosteleros, ganaderos, cazadores, conservacionistas o instituciones como la Universidad de Oviedo. La Comisión, en cambio, tiene un carácter más ejecutivo e integra a representantes de las diferentes Administraciones implicadas en la gestión del Parque. 

La regulación y composición de la Junta y de la Comisión Rectora del parque natural de Redes se hacen efectivas a través del Decreto 82/2008.  

Instrumentos de gestión

En 2014 se ha aprobado el Decreto 162/2014, de 29 de diciembre por el que se declara la Zona Especial de Conservación Redes (ES1200008) y se aprueba el I Instrumento de Gestión Integrado de diversos espacios protegidos en los concejos de Caso y Sobrescobio, entre ellos este Parque Natural de Redes.

Este Instrumento establece las normas y pautas a seguir para la consecución de los objetivos de declaración del Parque. Contiene, entre otras cosas, las directrices generales de ordenación y uso del espacio, la zonificación del mismo, las bases para la ordenación de las actividades agrarias, ganaderas, industriales, cinegéticas, forestales, piscícolas y turísticas, las bases para garantizar el cumplimiento de las finalidades de investigación, interpretación de la naturaleza, educación ambiental y uso y disfrute de los visitantes, etc. 

Las previsiones de inversiones, infraestructuras y actuaciones para cubrir los objetivos fijados en el Instrumento de Gestión, se recogen en el Plan de Desarrollo Sostenible (PDS), de igual vigencia y que está encaminado al desarrollo económico del ámbito del Parque. Sus objetivos concretos se centran en diseñar estrategias  de  actuación  que  contribuyan  al  relanzamiento  socioeconómico  en  el  ámbito  del  Parque,  sin menoscabo  de  los  valores  que  se  pretenden  preservar,  compensar  socioeconómicamente  a  la  población afectada, establecer las líneas maestras para que las inversiones públicas contribuyan a la conservación y al desarrollo  económico  compatible  del  territorio  y  crear  un  instrumento  válido  de  gestión  para  las administraciones  implicadas,  que  sirva  de  marco  de  coordinación  y  que  permita  programar  y  temporalizar políticas a medio plazo.

Regulación de usos y zonificación

Actualmente,  el  parque  natural  de  Redes  divide  su  superficie  en  4  categorías,  atendiendo  a  un  criterio gradual de protección: zona de uso general, zona de uso agropecuario, zona de alta montaña y zona de uso restringido especial.  

En este instrumento se desarrollan además las bases y normas para la gestión de los recursos y la ordenación de las actividades sectoriales en el presente espacio.

Medidas de gestión de hábitats y taxones de interés

El ámbito geográfico del Parque Natural de Redes se encuentra incluido en el de la Zona de Especial Conservación Redes (ES1200008). Este hecho implica la existencia de una serie de hábitats y taxones de interés para los que se ha considerado necesario establecer una serie de medidas de gestión orientadas a minimizar el efecto de las amenazas detectadas sobre ellos.

Otras normativas de gestión

Además de la normativa propia de este espacio natural, en este territorio son de aplicación otras normas relativas a la conservación de aquellas especies protegidas que en él habitan y que cuentan con regulación especifica.

Uso Público

En  el  Parque Natural  de  Redes  existe  una  amplia  oferta  de  ocio  para  los  visitantes,  desde  equipamientos educativos museográficos y recreativos hasta una amplia red de rutas senderistas, que permiten guiar a las personas visitantes en su recorrido por el parque y dar a conocer los valores del espacio protegido.  

Memoria anual  

La Memoria anual del parque natural contiene las actuaciones de gestión realizadas por los diferentes órganos de la Administración del Principado de Asturias dentro del Parque Natural de Redes, los recursos presupuestarios dedicados, así como un conjunto de indicadores para el seguimiento de algunas magnitudes básicas en la gestión del espacio, un registro de actividades destinadas al cumplimiento de los objetivos del Parque y algunos inventarios de interés.

Indicadores de Sostenibilidad 

El  seguimiento  de  los  Espacios  Naturales  Protegidos  mediante  un  sistema  de  indicadores  constituye  una herramienta  imprescindible  para  poder  determinar,  por  un  lado,  cuales  están  siendo  los  efectos  de  las actuaciones de gestión llevadas a cabo dentro del espacio, a lo largo de un determinado periodo de tiempo y, por otro, para satisfacer las demandas de información relacionadas con la gestión y la consecución de los objetivos de declaración.  

Monumento Natural de la Cueva Deboyo
Monumento
Natural de el Tabayón de Mongayo
Monumento Natural de la Ruta del Alba
Reserva de la Biosfera de Redes
Zona Especial de Conservación Redes (ES1200008)
Zona de Especial Protección para las Aves Redes (ES1200008)
Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar