Tipo de mapa

Monumento Natural Bufón de Santiuste

El bufón de Santiuste se sitúa en la proximidad del Castro de Santiuste, en el concejo de Llanes.

El acceso se realiza desde la N-634, dejando el vehículo 3 km más allá de la localidad de Buelna, para tomar un camino que en poco más de quinientos metros alcanza los acantilados. 

El bufón de Santiuste es el mayor de los bufones de la costa oriental asturiana. Puede expulsar un chorro de agua de hasta cuarenta metros de altura y se encuentra enmarcado en un tramo costero de gran belleza y reconocida calidad ambiental, constituye una singularidad geomorfológica y paisajística que es preciso preservar de toda degradación. 

En los días de temporal los bufones son extremadamente peligrosos, debiendo contemplarse desde la distancia para evitar accidentes.

Los bufones son grietas y chimeneas abiertas en la costa, conectadas con simas marinas por las que el agua del mar penetra a presión, formando surtidores de agua pulverizada visibles desde el exterior.

La formación de los bufones se basa en la disgregación de la roca caliza por efecto de la acción de su disolución en contacto con el agua de lluvia. El agua de lluvia penetra por pequeñas fracturas o zonas de mayor debilidad hasta el nivel del mar. La acción erosiva del mar favorece el agrandamiento de las pequeñas cavidades originales, provocando con el paso del tiempo que se forme una cueva en comunicación con el conducto vertical. 

Con la llegada de las olas, el aire o el agua que existe en la cueva se comprime y sale a gran presión al exterior. Si la mar está en calma, los respiraderos de las cavidades subterráneas se limitan a expulsar el aire, comprimido en las galerías por los golpes del oleaje. Sin embargo, en los días de fuerte marejada, los bufones se transforman en un espectáculo que produce admiración y temor. Entonces, el agua y el aire, apretados en aquellas angosturas subterráneas, escapan juntos por los resquicios de la adelgazada bóveda. La tierra se abre escupiendo al cielo trozos de mar con ensordecedor ruido y un ligero orbayu de sal riega los campos. 

Los quejidos del Bramadoriu, como se denominan localmente, se dejan oír a muchos kilómetros y el suelo, desgastado ya por milenios de oleaje, amenaza con romperse definitivamente. 


Flora y vegetación

La vegetación de la zona está formada principalmente por las formaciones pratenses de uso agrícola en las tierras más favorables, siendo el resto pastizal de diente junto con matorral de brezal-tojal en las zonas más inaccesibles para el ganado. 

En las dolinas y zonas más protegidas del viento existen algunos ejemplares de laurel (Laurus nobilis) y pequeñas encinas (Quercus ilex), modeladas por la acción del viento. 

En las inmediaciones del Monumento Natural predomina la roca desnuda con restos de arena expedida por el chorro de agua. Estas zonas de arena son colonizadas por plantas propias de acantilados y adaptadas a vivir en ambientes sometidos a fuertes vientos y a la influencia de las gotas saladas como Armeria maritima, Plantago maritima, Crithmum maritimun conocido como cenoyo de mar, Daucus carota o Limonium binervosum, entre otras. 

En el acantilado se puede observar la gradación típica de lugares expuestos a la influencia del oleaje marino. 

Fauna

Se pueden observar varias especies de aves costeras como gaviotas (Larus sp.) y cormoranes (Phalacrocorax sp.), además de aves paseriformes como el colirrojo tizón (Phoenicurus ochrurus) o la tarabilla común (Saxicola torcuata), siendo la Punta de Santiuste en la época de migración, un buen enclave de observación ornitológica. 

Además en el entorno del Monumento se encuentra uno de los puntos de cría del paíño europeo (Hydrobates pelagicus), cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) y garceta común (Egretta garzetta), en concreto, esta última forma aquí la única colonia conocida en Asturias. 

En las proximidades de este enclave se puede observar la presencia de alimoche común (Neophron percopterus) y halcón peregrino (Falco peregrinus). 

El cormorán moñudo, el paíño atlántico, el halcón peregrino y el alimoche común son especies catalogadas de interés especial por el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada. 

ÓRGANO DE ADMINISTRACIÓN

La administración y gestión de este Monumento Natural corresponde a la Consejería en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

MEDIDAS DE GESTIÓN

El Monumento Natural de Bufón de Santiuste fue declarado por el Decreto 141/2001, se encuentra integrado en la ZEC Ría de Ribadesella-Ría de Tinamayor (ES0000319) dependiendo su gestión del Instrumento de Gestión Integrado aprobado por  Decreto 165/2014

Según esta norma, se establecen los siguientes usos:

Usos prohibidos

a. Cualquier actuación que suponga la destrucción del hábitat de especies incluidas en los Catálogos Comunitarios, Nacionales y Regionales de especies amenazadas de la flora y fauna.

b. La alteración de las condiciones del estado natural, mediante la ocupación, corta, arranque, quema u otras acciones deletéreas o dañosas para la gea y la flora.

c. La extracción de arena, sin que esta prohibición afecte a los dragados que realicen las administraciones competentes en los canales de navegación de las rías de Ribadesella y de Tinamayor, que deberán cumplir en su caso con los trámites relativos a evaluación de impacto ambiental y evaluación preliminar de impacto ambiental y de afección a los hábitat y especies de la Red Natura 2000.

d. Las labores de rastrillado mecánico o manual que destruyen las comunidades vegetales que crecen sobre los depósitos de arribazón.

e. La construcción de inmuebles o instalaciones o el asentamiento de otras infraestructuras permanentes, con las excepciones previstas en el apartado sobre usos autorizables.

f. La instalación de tendidos aéreos, infraestructuras de comunicación, instalaciones de telecomunicación y las destinadas a generación de energía eólica.

g. La instalación de carteles publicitarios.

h. La instalación de escombreras y otros acúmulos de materiales.

i. La realización de vertidos, el derrame de residuos o la utilización de productos que alteren las condiciones de habitabilidad del espacio natural protegido.

j. El tránsito de vehículos motorizados carentes de autorización (expedida por el órgano competente en materia de espacios protegidos), a excepción de los vehículos agrícolas y ganaderos pertenecientes a los propietarios o arrendatarios de las fincas situadas en el lugar y de los organismos con atribuciones de salvamento, vigilancia o protección civil y los adscritos al servicio de la Autoridad Portuaria.

k. La introducción de especies alóctonas, tanto de flora como de fauna.

Usos autorizables

a. Las obras de limpieza, restauración, acondicionamiento o protección del Monumento Natural.

b. La realización de labores de investigación científica, seguimiento del estado de conservación y monitorización de los procesos activos causantes tanto de efectos positivos como negativos sobre los Monumentos, previa presentación de un protocolo detallado de las actuaciones a desarrollar.

c. La realización de estudios, prospecciones o excavaciones.

d. La instalación de placas y carteles de carácter informativo y divulgativo sobre dichos conjunto ambiental y su entorno. La señalización se realizará, si tuviese lugar, con un diseño y características que estén integradas con el paisaje del entorno.

e. La instalación de puestos de salvamento y socorrismo en los lugares que no afecten a las especies o comunidades amenazadas.

f. Las obras de mejora o acondicionamiento de los itinerarios de acceso, siempre que se integren adecuadamente en el entorno natural circundante.

g. La instalación de sendas costeras, siempre y cuando no se alteren las condiciones paisajísticas de la zona. En lo posible, aprovecharán la red de caminos actualmente existentes; serán de uso exclusivamente peatonal o ciclable, con señalizaciones predominantemente a ras de tierra, sin que se afecten a hábitat o especies amenazados. 

El Instrumento de Gestión establece además, para aquellos hábitats y taxones de interés comunitario para los que se considera necesario, una serie de medidas de conservación especificas orientadas a minimizar el efecto de las amenazas detectadas sobre ellos.

Otras normas de gestión

Además de la normativa propia de este espacio natural, en este territorio son de aplicación otras normas relativas a la conservación de aquellas especies protegidas que en él habitan y que cuentan con regulación específica. 

 

Zona Especial de Conservación Ría de Ribadesella-Ría de Tinamayor
Zona de Especial Protección para las Aves Ría de Ribadesella-Ría de Tinamayor
Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar