Tipo de mapa

Monumento Natural Cascadas de Oneta

El Monumento Natural de las Cascadas de Oneta, corresponde a un tramo del río Oneta que se localiza cercano a la aldea del mismo nombre, en el concejo de Villayón. El acceso más fácil a Oneta discurre por la Carretera Local AS-36, que une la capital municipal con la villa de Luarca. Desde el caserío de la aldea, se toma un camino ancho y llano, que entre casas, prados y tierras de cultivo alcanza la senda de empinado descenso a las cascadas.

El recorrido descrito, poco más de media hora de cómoda andadura, forma parte de la Red de Senderos Locales del Principado de Asturias, con la clave SL-AS 5, y se encuentra adecuadamente señalizado.

Las Cascadas de Oneta son un conjunto de tres saltos de agua que se escalonan en pocos metros, jalonando el curso del río Oneta. 

La primera y más espectacular, la de La Firbia, se precipita verticalmente en un salto de unos veinte metros. Por debajo de ésta y casi inaccesibles, existen otras dos cascadas de menor belleza, la segunda por ser de trazado menos vertical y la tercera, la de La Maseirúa, por su pequeña altura.

Geología

Desde el punto de vista geológico la zona se asienta sobre los materiales conocidos como Pizarras de Luarca, y concretamente en un nivel dentro de esta formación que se denomina Cuarcita de Sabugo.

Flora y vegetación

Estas cuarcitas son responsables de la ruptura de pendiente que da lugar a que el río forme una cascada de altura similar a la capa de cuarcitas. Al pie de la cascada se ha formado un pequeño pozo de erosión, que se encuentra flanqueado por bloques angulosos cuarcíticos de gran tamaño, sobre el que rompen con estruendo las aguas.

Las paredes rezumantes del roquedo, constituyen un hábitat idóneo para el desarrollo de musgos (Sphagnum sp.), helechos y otras especies fontinales.

En la ladera de la margen de la cascada aparece una muestra de la vegetación típica del  noroccidente de la región sobre sustratos silíceos, una carbayeda oligótrofa con  presencia de carbayos, castaños, abedules, arraclanes, laureles y acebos.

Fauna

La fauna más característica de este espacio es la asociada al cauce fluvial del río Oneta. Entre los mamíferos destaca la presencia de la nutria (Lutra lutra), especie  característica de hábitats de gran calidad ambiental y que se encuentra catalogada como especie de interés especial por el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias.

La especie principal de peces es la trucha común (Salmo trutta), aunque también aparecen el piscardo (Phoxinus phoxinus) y la anguila (Anguila anguila). Entre los anfibios destaca la presencia de salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica).

 

ÓRGANO DE ADMINISTRACIÓN

La administración y gestión de este Monumento Natural corresponde a la Consejería en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

MEDIDAS DE GESTIÓN

Las medidas de gestión del Monumento Natural se incluyen en su propio Decreto de declaración, en el que se establecen las siguientes restricciones de uso:

Con carácter general quedan prohibidas en el ámbito del monumento las actividades, obras, actuaciones o procesos que resulten lesivos, y por tanto incompatibles, con la preservación del monumento, y en especial: 

1. Los aprovechamientos hidroeléctricos, las explotaciones mineras y la extracción de áridos carentes de derechos de explotación a la fecha de entrada en vigor del presente Decreto.

2. La construcción de parques eólicos.

3. Las captaciones de agua que puedan suponer una alteración importante del régimen natural de caudales del río.

4. La eliminación de la cubierta vegetal natural para la implantación de especies forestales alóctonas.

5. El vertido de basuras, escombros y residuos ganaderos.

6. La apertura de carreteras.

7. La instalación de nuevas estructuras fijas de tipo antenas, tendidos eléctricos, telecomunicación o carteles publicitarios.

8. La práctica del barranquismo y la escalada.

Usos autorizables:

a) Las actividades y actuaciones turísticas o recreativas de masas que puedan suponer algún riesgo para la preservación de las características naturales del espacio.

b) Las actuaciones de restauración de la cubierta vegetal.

c) La construcción de infraestructuras de interpretación y recreo que pretendan fomentar los usos divulgativos, educativos, recreativos y turísticos del espacio.

d) Los proyectos de investigación que conlleven la realización de trabajos de campo en el ámbito del espacio protegido.

e) La realización de viales o la reparación de los existentes que suponga cambio en la anchura o traza y el acondicionamiento de sendas peatonales para la visita del mismo.  

OTRAS NORMAS DE GESTIÓN

Además de la normativa propia de este espacio natural, en este territorio son de aplicación otras normas relativas a la conservación de aquellas especies protegidas que en él habitan y que cuentan con regulación especifica.

Ninguna
Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar